viernes, 12 de mayo de 2006

Intro (Blogspot, nada te debo)


Una de las causas que tornan lenta y traumática la actualización del Planeta Buba es la pésima estructura con la que fue diseñada.

Fui armando el sitio como Dios me dio a entender, esto es, en HTML; de manera que cada vez que quiero agregar diez miserables líneas de texto a la plantilla tengo que recortar, pegar, ajustar cuadros de texto, reposicionar insignificantes giff’s, jpg’s o png’s para que no se desmadre cada página etc.; es decir: una güeva.

Estoy estudiando CSS, un lenguaje mucho más ágil y eficiente en cuestión de maquetación y que permite acelerar notablemente la actualización de un sitio; pero voy a mis anchas y no se cuánto tiempo más me lleve aprender y aplicar estos conocimientos en el rediseño del Planeta Buba en su Versión 3, un upgrade considerable.

En el ínter me he quedado con las ganas de comentar, decir y lanzar improperios acerca de un montón de cosas que hubiera sido importante compartir con otra gente igual de crítica y/o amargada que yo.

(El hubiera es un verbo auxiliar que empiezo a lamentar más de lo que hubiera pensado).

Por lo pronto he decidido aprovechar la existencia de las bitácoras web (sí, aquellas que puse en entredicho en mi propia web) y bocetar ideas, reflexiones y escaramuzas que podré ir incorporando después a la página de Buba y posteriormente -incluso- a cierto proyecto que tengo apalabrado con Edgar Clément.*

Me sumo, pues, a la legión creciente de blogeros del mundo (¡uníos!) y pongo a su disposición estas ideas que, espero, sean de la misma utilidad y estén a la altura de mis dibujos.

¡Arrancan!

José Quintero
Mayo 2006


Publicar un comentario